viernes, 14 de diciembre de 2012

jueves, 13 de diciembre de 2012

Fraude, Orson Welles

De la mano de uno de los grandes del siglo pasado (Orson Welles) reflexionamos sobre la verdad, el arte, lo correcto y un sinfín de temas a su alrededor.
Un falso documental que viene de un documental verdadero que trata de falsificadores que hablan de falsificaciones.

F for Fake, Orson Welles


miércoles, 21 de noviembre de 2012

El reloj, Giovan Leone Sempronio


Una serpiente es el tiempo enrollado
En sí mismo,
Que los nombres infecta y la belleza mata;

Y tú, solo porque te divide las horas,
lo acoges en el regazo, en vaso de oro recogido
¡Ay, mísero hombre, cuán ciego y necio eres!
Son esas cifras, a quien las mira, infieles,
y es con esas que marca horas homicidas
Blanquea tu cabellera, surca tu rostro.
Tú de tu forma vives idólatra,
no ves ahora cómo el ladrón engañoso
Intenta hacerla un día pálida y negra.
Cual galgo airado o cual ladrón sagaz,
dientes tiene de bronce, y solo muerde,
no ladra;
lengua tiene de hierro, mientras roba, calla.

martes, 20 de noviembre de 2012

El "Arte", Gombrich- Fragmento

"El ratón Mickey no tiene gran cosa que ver con un ratón de verdad, pero la gente no escribe cartas indignadas a los directores de periódicos acerca de la longitud de su cola. Quienes penetran en el mundo encantado de Disney no se preocupan del Arte con A mayúscula. No van a ver sus películas armados con los mismos prejuicios que cuando van a ver una exposición de pintura moderna. Pero si un artista moderno dibuja algo a su manera peculiar, en seguida será considerado como un chapucero incapaz de hacerlo mejor. Ahora bien, pensemos como queramos de los artistas modernos, pero podemos estar seguros de que poseen conocimientos suficientes para dibujar con corrección[...]"


lunes, 29 de octubre de 2012

Fragmento, La obra maestra desconocida, H. Balzac

"-¡La misión del arte no es copiar la naturaleza, sino expresarla! ¡Tú no eres un vil
copista, sino un poeta! -exclamó con vehemencia el anciano, interrumpiendo a Porbus
con un gesto despótico-. ¡De otro modo, un escultor se ahorraría todas sus fatigas sólo
con moldear una mujer! Pues bien, intenta moldear la mano de tu amante y colocarla
ante ti; te encontrarás ante un horrible cadáver sin ningún parecido, y te verás forzado a
recurrir al cincel del hombre que, sin copiártela exactamente, representará su
movimiento y su vida. Tenemos que captar el espíritu, el alma, la fisonomía de las cosas
y de los seres. ¡Los efectos!, ¡los efectos! ¡Pero si éstos son los accidentes de la vida, y
no la vida misma! Una mano, ya que he puesto este ejemplo, no se relaciona solamente
con el cuerpo, sino que expresa y continúa un pensamiento que es necesario captar y
plasmar. ¡Ni el pintor, ni el poeta, ni el escultor deben separan el efecto de la causa, que
están irrefutablemente el uno en la otra! ¡Esa es la verdadera lucha! Muchos pintores
triunfan instintivamente sin conocer esta cuestión del arte. ¡Dibujan una mujer, pero no
la ven! No es así como se consigue forzar el arcano de la naturaleza. La mano de ustedes
reproduce, sin pensarlo, el modelo que han copiado con su maestro. No profundizan en
la intimidad de la forma, no la persiguen con el necesario amor y perseverancia en sus
rodeos y en sus huidas. La belleza es severa y difícil y no se deja alcanzar así como así;
es preciso esperar su momento, espiarla, cortejarla con insistencia y abrazarla
estrechamente para obligarla a entregarse. "
-La obra maestra desconocida, H. Balzac


sábado, 27 de octubre de 2012

Lo masculino y lo femenino, Marvin Harris



Independientemente de que uno acepte alguna forma de complejo de Edipo como universal, la investigación etnográfica indica que la definición vienesa de Freud sobre los temperamentos ideales del varón y de la mujer no es universal. El estudio que hizo Margaret Mead (1950) sobre tres tribus de Nueva Guinea -los arapesh, los mundugumor y los tchambuli- es el trabajo antropológico clásico acerca del espectro de definiciones culturales de las  personalidades ideales masculinas y femeninas. Mead descubrió que entre los arapesh tanto hombres como mujeres debían comportarse de una formasuave, solidaria y cooperante, que nos recuerda a lo que nosotros esperamos de una madre ideal. Entre los mundugumor, tanto hombres como mujeres se comportan de una forma fiera y agresiva, y ambos sexos se ajustan a los criterios de lo que Mead considera como masculino. Entre los tchambuli, las mujeres se afeitan sus cabezas, son proclives a reír abiertamente, muestran una solidaridad de camaradas y son agresivamente eficaces como suministradoras de alimento. Por otro lado, los hombres tchambuli se preocupan por el arte, emplean mucho tiempo en sus peinados y están siempre criticando al sexo opuesto. Aunque las interpretaciones de Mead han sido discutidas como demasiado subjetivas, no hay duda de que existen marcados contrastes entre los roles sexuales en las diferentes culturas. En pocos sitios del mundo, aparte de la Viena del siglo XIX, se puede encontrar la precisa configuración que Freud consideraba el ideal universal.

-Marvin Harris, Antropología cultural, Cap. XIV Personalidad y sexo.

viernes, 12 de octubre de 2012

Elegía en la muerte de un perro, Miguel de Unamuno

Hablando sobre la concepción de la muerte y el más allá que se tenía en el pensamiento homérico nuestro profesor, el gran Jose García Roca, nos invitó a leer este poema de Unamuno. Como siempre, supo dar el material adecuado en el momento preciso.

La quietud sujetó con recia mano
al pobre perro inquieto,
y para siempre
fiel se acostó en su madre
piadosa tierra.
Sus ojos mansos
no clavará en los míos
con la tristeza de faltarle el habla;
no lamerá mi mano
ni en mi regazo su cabeza fina
reposará.
Y ahora, ¿en qué sueñas?
¿dónde se fue tu espíritu sumiso?
¿no hay otro mundo
en que revivas tú, mi pobre bestia,
y encima de los cielos
te pasees brincando al lado mío?
¡El otro mundo!
¡Otro... otro y no éste!
Un mundo sin el perro,
sin las montañas blandas,
sin los serenos ríos
a que flanquean los serenos árboles,
sin pájaros ni flores,
sin perros, sin caballos,
sin bueyes que aran...
¡el otro mundo!

domingo, 7 de octubre de 2012

Friedrich Nietzsche, Onfray

Toda filosofia nace de un cuerpo. Del cuerpo surgen pensamientos que serán traspasados, recibidos por otro cuerpo.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Poema conjetural (II)



Zumban las balas en la tarde última.
Hay viento y hay cenizas en el viento,
se dispersan el día y la batalla
deforme, y la victoria es de los otros.
Vencen los bárbaros, los gauchos vencen.
Yo, que estudié las leyes y los cánones,
yo, Francisco Narciso de Laprida,
cuya voz declaró la independencia
de estas crueles provincias, derrotado,
de sangre y de sudor manchado el rostro,
sin esperanza ni temor, perdido,
huyo hacia el Sur por arrabales últimos.
Como aquel capitán del Purgatorio
que, huyendo a pie y ensangrentando el llano,
fue cegado y tumbado por la muerte
donde un oscuro río pierde el nombre,
así habré de caer. Hoy es el término.
La noche lateral de los pantanos
me acecha y me demora. Oigo los cascos
de mi caliente muerte que me busca
con jinetes, con belfos y con lanzas.
Yo que anhelé ser otro, ser un hombre
de sentencias, de libros, de dictámenes
a cielo abierto yaceré entre ciénagas;
pero me endiosa el pecho inexplicable
un júbilo secreto. Al fin me encuentro
con mi destino sudamericano.
A esta ruinosa tarde me llevaba
el laberinto múltiple de pasos
que mis días tejieron desde un día
de la niñez. Al fin he descubierto
la recóndita clave de mis años,
la suerte de Francisco de Laprida,
la letra que faltaba, la perfecta
forma que supo Dios desde el principio.
En el espejo de esta noche alcanzo
mi insospechado rostro eterno. El círculo
se va a cerrar. Yo aguardo que así sea.
Pisan mis pies la sombra de las lanzas
que me buscan. Las befas de mi muerte,
los jinetes, las crines, los caballos,
se ciernen sobre mí... Ya el primer golpe,
ya el duro hierro que me raja el pecho,
el íntimo cuchillo en la garganta.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Marcas de pipas, Miguel Brieva - DINERO

Tomaremos como motivo de nuestro análisis a las mascotas representativas de dos empresas que compiten en el sector de la alimentación con el mismo producto: la pipa. La coincidencia facilitará la percepción de las abismales diferencias que separan la una de la otra y que, para el ojo no preparado, permanecen subrepticiamente ocultas. En apariencia, ambas mascotas presentan idéntico esquema: figurilla empatizante con pipa enorme, amplias sonrisas, ojos saltones, etc. Pero dejemos ahora la candidez para mejor ocasión y ahondemos en lo dispar.
La mascota de Doña pipa representa a un animal reconocible, un elefante, en tanto que la de Grefusa se mantiene en la ambigüedad de un serecillo indeterminado. Fíjense en las actitudes, mientras e

l elefante, que por ser paradigma de lo grande hace de la pipa un fruto seco aún más descomunal, se aferra a la misma desde el suelo, casi a rastras, la mascota ovalada carga trabajosamente con su pipa-menhir, pero no parece acusar el esfuerzo. Y hay todavía más: el elefante exclama algo: “¡Más grande que yo!”, en referencia no tan sólo al tamaño (no nos dejemos engañar) sino a algo más recóndito y profundo, frente al entusiasta mutismo de la pipa pelada de Grefusa, sí, porque ¿qué otra cosa puede ser, sino una pipa pelada que acarrea alegremente tras de sí la cáscara que la contuvo y la vio crecer?
Tenemos, pues, dos posturas diametralmente opuestas subyacentes bajo estas “inocentes” criaturas. Doña Pipa parece proponer un modelo de personalidad sometida, dependiente minusvalorada frente a un poder que supone superior. Grefusa por el contrario, lanza un alegato vitalista a favor de la libre acción, del individuo que rompe sus cadenas y aprende a convivir con su propio pasado, con su memoria (la cáscara de pipa), y en una categoría espiritual, admite la posibilidad de una esperanzadora conciliación entre el alma (pipa pelada) y el cuerpo (pipa-menhir).


 


 

jueves, 9 de agosto de 2012

Lecturas de verano

Ha pasado tiempo, pero las actividades propiamente veraniegas y las lecturas no dejan tiempo para andar por aquí.
En estos momentos estoy con el tema sexualidad, psicoanálisis y poder. Interesantísimo sin duda.

Los libros:

-Historia de la sexualidad (I y II)
-El anti-edipo
-Ensayos de Montaigne (fragmentos)
-La náusea
-Reflexiones sobre la guillotina

La verdad es que es mucho y  todo al mismo tiempo, pero en un agosto infinito supongo que podré acabar las partes que me interesan antes de volver a los estudios reglados. Espero sacar materiales para charlas, carteles y artículos a raíz de estos libros!

 Por cierto, la mayoría de ellos fueron sacados de ideas de : http://www.efescueladefilosofia.blogspot.com.es/


"[...]parece ahora como el complemento de un poder que se ejerce
positivamente sobre la vida, que procura administrarla, aumentarla, multiplicarla, ejercer sobre ella controles precisos y regulaciones generales. Las guerras ya no se hacen en nombre del soberano al que hay que defender; se hacen en nombre de la existencia de todos; se educa a poblaciones enteras para que se maten mutuamente en nombre de la necesidad que tienen de vivir. Las matanzas han llegado a ser vitales."


Historia de la sexualidad I, M. Foucault

martes, 24 de julio de 2012

¿Mejor equivocado con Sartre, que tener razón con Camus?

En la siguiente entrevista el filósofo francés Michel Onfray habla sobre algunos de los aspectos esenciales del pensamiento del también francés Albert Camus (muerto en 1960), sobre el que ha escrito su último libro L'ordre libertaire.


miércoles, 11 de julio de 2012

Credo - Gabriela Mistral



Creo en mi corazón, ramo de aromas
que mi Señor como una fronda agita,
perfumando de amor toda la vida
y haciéndola bendita.

Creo en mi corazón, el que no pide

nada porque es capaz del sumo ensueño
y abraza en el ensueño lo creado:
¡inmenso dueño!

Creo en mi corazón, que cuando canta

hunde en el Dios profundo el franco herido,
para subir de la piscina viva
recién nacido

Creo en mi corazón, el que tremola

porque lo hizo el que turbó los mares,
y en el que da la Vida orquestaciones
como de pleamares.

Creo en mi corazón, el que yo exprimo

para teñir el lienzo de la vida
de rojez o palor y que le ha hecho
veste encendida.

Creo en mi corazón, el que en la siembra

por el surco sin fin fue acrecentando.
Creo en mi corazón, siempre vertido,
pero nunca vaciado.

Creo en mi corazón, en que el gusano

no ha de morder, pues mellará a la muerte;
creo en mi corazón, el reclinado
en el pecho de Dios terrible y fuerte.

sábado, 7 de julio de 2012

Agua salvaje, Tristan Tzara

los dientes hambrientos del ojo
cubiertos de hollín de seda
abiertos a la lluvia
todo el año
el agua desnuda
oscurece el sudor de la frente de la noche
el ojo está encerrado en un triángulo
el triángulo sostiene otro triángulo

el ojo a velocidad reducida

mastica fragmentos de sueño
mastica dientes de sol dientes cargados de sueño[...]

Pensamiento de una piedra en el aire- B. Spinoza


Una piedra recibe de una causa externa, que la impulsa, cierta cantidad
de movimiento con la cual, después de haber cesado el impulso de la causa
externa, continuará necesariamente moviéndose. Así pues, la permanencia
de esta piedra en movimiento es coaccionada, no por ser necesaria, sino
porque debe ser definida por el impulso de la causa externa. Y lo que aquí se
dice de la piedra, hay que aplicarlo a cualquier cosa singular, aunque se la
conciba compuesta y apta para muchas cosas; es decir, que toda cosa es
determinada necesariamente por una causa externa a existir y a obrar de
cierta y determinada manera.
Aún más, conciba ahora, si lo desea, que la piedra, mientras prosigue su
movimiento, piensa y sabe que ella se esfuerza, cuanto puede, por seguir
moviéndose. Sin duda esa piedra, como tan solo es consciente de su conato
y no es de ningún modo indiferente, creerá que es totalmente libre y que la
causa de perseverar en el movimiento no es sino que así lo quiere. Y esta es
esa famosa libertad humana, que todos se jactan de tener, y que tan solo
consiste en que los hombres son consciente de su apetito e ignorantes de las
causas por las que son determinados. Así, el niño cree apetecer libremente
la leche, el chico irritado quere la venganza, y el tímido la fuga. Por su parte,
el borracho cree decir por libre decisión de su alma lo que después, ya
sobrio, quisiera haber callado. Igualmente, el delirante, el charlatán y otros
muchos de la misma calaña creen obrar por libre decreto de su alma y no
que son llevados por el impulso. Y como este prejuicio es innato a
todos los hombres, no se liberan tan fácilmente de él. Y aun cuando la
experiencia enseñe, más que sobradamente, que los hombres nada pueden
menos que dominar sus apetitos, y que muchas veces, mientras sufren la
pugna de efectos contrarios, ven lo mejor y siguen lo peor, creen, sin
embargo, que son libres por la sencilla razón de que desean levemente
algunas cosas y que ese deseo puede ser fácilmente reprimido por el
recuerdo de otra cosa que nos viene frecuentemente a la memoria.

miércoles, 4 de julio de 2012

Poema conjetural- J.L. Borges


Zumban las balas en la tarde última.
Hay viento y hay cenizas en el viento,
se dispersan el día y la batalla
deforme, y la victoria es de los otros.
Vencen los bárbaros, los gauchos vencen.
Yo, que estudié las leyes y los cánones,
yo Francisco Narciso de Laprida,
cuya voz declaró la independencia
de estas crueles provincias, derrotado,
de sangre y de sudor manchado el rostro,
sin esperanza ni temor, perdido
huyo hacia el sur por arrabales últimos.
Como aquel capitán de Purgatorio
que huyendo a pie y ensangrentando el llano,
fue cegado y tumbado por la muerte
donde un oscuro río pierde el nombre,
así habré de caer. Hoy es el término.
La noche lateral de los pantanos
me acecha y me demora. Oigo los cascos
de mi caliente muerte que me busca
con jinetes, con belfos y con lanzas.
Yo que anhelé ser otro, ser un hombre
de sentencias, de libros, de dictámenes,
a cielo abierto yaceré entre ciénagas;
pero me endiosa el pecho inexplicable
un júbilo secreto. Al fin me encuentro
con mi destino sudamericano.
A esta ruinosa tarde me llevaba
el laberinto múltiple de pasos
que mis días tejieron desde un día
de la niñez. Al fin he descubierto
la recóndita clave de mis años,
la suerte de Francisco de Laprida,
la letra que faltaba, la perfecta
forma que supo Dios desde el principio.
En el espejo de esta noche alcanzó
mi insospechado rostro eterno. El círculo
se va a cerrar. Yo aguardo que así sea.
Pisan mis pies la sombra de las lanzas
que me buscan. Las befas de mi muerte,
los jinetes, las crines, los caballos,
se ciernen sobre mí... Ya el primer golpe
ya el duro hierro que me raja el pecho,
el íntimo cuchillo en la garganta.

martes, 3 de julio de 2012

Los miserables- Fragmento


"Si César me hubiera dado
La guerra y la victoria ,
y me hubiera obligado
a dejar a mi madre por la gloria,
habría dicho a Augusto:
“Da el cetro a quien te cuadre.
No es eso de mi gusto:
yo prefiero quedarme con mi madre.”
 Los amigos del ABC, Los miserables, Victor Hugo


jueves, 14 de junio de 2012

El erotismo, Georges Betaille

Es difícil percibir clara y distintamente la unidad de
la muerte, o de la conciencia de la muerte, y del erotismo.
En su comienzo el deseo exasperado no puede oponerse a
la vida, que es su resultado. El momento erótico es la cima
de la vida cuya mayor fuerza e intensidad se muestran en
el momento en que dos seres se atraen, se acoplan y se per-
petúan. Se trata de la vida, se trata de reproducirla, pero
reproduciéndose la vida desborda: al desbordar alcanza
el extremo delirio. Esos cuerpos mezclados, que se tuercen,
que desfallecen y se abisman en excesos de voluptuosidad,
van en sentido contrario al de la muerte que más tarde los
consagrará en el silencio de la corrupción.


No es menos cierto que el animal, [...], ignora el erotismo.
 Lo ignora enla medida en que le falta el conocimiento de
 la muerte. Contrariamente, es a causa de que somos 
humanos y de que vivimos en la sombría perspectiva de
 la muerte, que conocemos la violencia exasperada, la 
violencia desesperada de erotismo.
 


Breve historia del erotismo, Georges Betaille

martes, 12 de junio de 2012

El huevo del ángel

La banda sonora, su intrigante historia y su gran final me hicieron engancharme de principio a fin a esta gran película de animación.
Surrealismo y simbolismo son dos conceptos clave en ella.

Tenshi no tamago (El huevo del ángel)


viernes, 8 de junio de 2012

Beatriz Preciado II


Conferencia donde expone de manera bastante sencilla su pensamiento, da mucho que pensar.

Beatriz Preciado

Sus teorias de la contra-sexualidad me han llamado mucho la atención. Tanto Testo yonqui como Manifiesto contra-sexual, entran en mi lista de lecturas de este verano.



Más en: http://angelita.action.at/?p=283#more-283

Lyonel Feininger






Max Beckmann


Diego Rivera


Música del otro lado del mar

La verdad es que últimamente solo pongo música melancólica...habrá que remediarlo con música del otro lado del mar  :D  :









John Cage


"Atender al silencio es escuchar lo que usualmente se escapa, lo que pasa desapercibido. Para ello es preciso parar la actividad que urge y dirige hacia lo que se debe hacer o escuchar. Se hace necesario detener la rueda del dharma y escuchar "

La verdad es que la primera vez que vi este video pensé...¿será verdad? ¿¿Músico profesional delante de la orquesta, se prepara y, delante de un reloj, pasa 4:33 minutos en silencio?? Tardé un rato en valorar a este autor, pero la verdad es que ahora me gusta mucho más, más teniendo en cuenta que su canción "Dream" es uno de los grandes descubrimientos de este año.


Para leer sobre el silencio podemos leer: http://www.uclm.es/artesonoro/olobo3/Carmen/formas.html

El panóptico, Foucault

Respuesta: Es un proyecto de construcción con un patio central que vigila toda una serie de celdas dispuestas circularmente, a contraluz, en las cuales se encierra a los individuos. Desde el centro se controla toda cosa y movimiento sin ser visto.
El poder desaparece, ya no se representa, pero existe; se diluye incluso en la infinita multiplicidad de su única mirada. 
Las prisiones modernas, y también un gran número entre las más recientes que llamamos "modelos", reposan sobre este principio. Pero, con su Panóptico, Bentham no pensaba de manera específica en la prisión; su modelo podía ser utilizado - y lo ha sido- para cualquier estructura de la nueva sociedad. La policía, invención francesa que tan pronto fascinó a todos los gobernantes europeos, es la gemela del panóptico.
El sistema de contribuciones moderno, los asilos psiquiátricos, los registro, los circuitos de televisión y tantas otras tecnologías que nos rodean, son su concreta aplicación. Nuestra sociedad es mucho más benthiana que beccariana. Los lugares en los cuales hemos encontrado la tradición de conocimientos que han conducido a la prisión muestran por qué esta se parece a los cuarteles, a los hospitales, a las escuelas, y por qué estos se parecen a las prisiones.

La policía virtual, Michel Onfray


"La policía ya no opera allí donde lo creemos. Invisible, eficaz, se convierte en la inmensa memoria de intimidades hasta entonces preservadas "


"Realidades de la policía virtual

     Con el tiempo, la policía se modifica. Menos visible en tanto que se hace
más científica, técnica, la policía se concentra en el desciframiento de las
huellas que siempre dejan los actos delictivos. Nuestra civilización se hunde
bajo las cámaras de vídeo instaladas en los cruces de las ciudades, en los
sitios especialmente protegidos -estadios, embajadas, cajeros, bancos, etc.
Dejamos huellas numéricas por todas partes, informáticas, electrónicas: utili-
zando una tarjeta de crédito, al echar mano de un teléfono móvil o fijo,
navegando en Internet, visitando páginas webs, transmitiendo información
por la red telefónica, no podemos hablar, movernos, pagar, sacar dinero, sin
ser registrados, y por tanto, controlables y controlados.
La antigua policía que manejaba el látigo5, da paso a una nueva policía
que interpreta la estela numérica y electrónica que cada uno deja tras de sí.
Las sociedades son menos disciplinarias que sociedades de control. El gran
ojo del Big Brother, que ve todo e instala nuestra existencia de manera per-
manente bajo la mirada de representantes y funcionarios de una autoridad a
la que nada escapa, realiza el panóptico de forma plena. Por un lado, la
policía clásica se encasilla en tareas ingratas que la exponen a la mala reputación; por otro, la policía científica se beneficia más bien de un alto capital
de confianza y de respeto por parte de la población...
El peligro de la policía del futuro es que se convierta en un instrumento
en manos de poderes políticos poco escrupulosos. Los Estados que aspiran
a dominar el planeta comienzan a controlar la circulación de información, ya
sea asegurando que los grandes medios pertenezcan a sus amigos políticos
poco susceptibles de entorpecer su proyecto de imperio planetario, ya sea
interceptando los detalles de la vida privada de la mayoría para constituir
fichas policiales eficaces. De ahí el miedo a un dominio de las ondas de
comunicación por parte de una potencia secreta, comercial y mafiosa, deci-
dida a conocer los hábitos de los individuos fichados en función, por ejemplo,
de su comportamiento informático y telefónico.
La policía ya no opera allí donde lo creemos. Invisible, eficaz, se convier-
te en la inmensa memoria de intimidades hasta entonces preservadas. La
aparente desaparición de la disciplina corresponde al aumento del control.
Desconfiad menos de los policías que patrullan en la calle que de sus cole-
gas, que, en los despachos en los que escuchan, vigilan e interceptan, alma-
cenan información acerca de vosotros para el servicio de información general
—esa parte de la policía que dispone de un fichero sobre cada uno de
vosotros en el que son consignados vuestros más pequeños hechos y
gestos. Temed más bien a la policía invisible. Cuanto menos la veis, más os
ve ella."






Antimanual de Filosofía, Michel Onfray

Světlonoš (The Torchbearer)

Su estética y la banda sonora utilizada me cautivó desde el primer momento y, como siempre, lo bueno siempre es mejor compartido:

1/2





2/2
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...